El trnsito en Estocolmo en 1967 no era diferente a cualquier otra ciudad desbordada. Foto http://progressivefriends.tumblr.com/
El trnsito en Estocolmo en 1967 no era diferente al de cualquier otra ciudad desbordada. Foto http://progressivefriends.tumblr.com/

En esta capital escandinava de elegantes ciclistas y arbustos plantados para controlar la velocidad, de taxistas que manejan Volvos y de peatones que no tienen necesidad de mirar para ambos lados antes de cruzar a mitad de cuadra, la regla es un simple nmero: cero. sa es la cifra de muertos en accidentes de trnsito permitida por la ley nacional de Suecia.

Durante casi dos dcadas, cada nuevo lomo de burro y cada reduccin del lmite de velocidad fueron diseados a la medida de ese objetivo aparentemente inalcanzable de erradicar las vctimas, siguiendo una premisa bsica: cada centmetro del espacio vial debe anticipar y responder al error humano.

Aunque las muertes en accidentes no fueron eliminadas por completo, la tasa de vctimas fatales de Suecia alcanz mnimos mundiales. Ahora, ese modelo enfrenta tal vez su prueba de fuego: las calles de la ciudad de Nueva York.

En su apuesta por revertir generaciones de anomia vehicular, el alcalde Bill de Blasio puso a la cabeza de su agenda de poltica de transporte la estrategia Vision Zero, que se propone llegar al ao 2024 sin vctimas mortales de trnsito.

Pero en una ciudad con 800 idiomas, casi 14.000 taxis y 8,4 millones de potenciales vehculos, la seguridad vial promete ser complicada de importar.

Las similitudes aparentes entre Nueva York y su contraparte europea, como las bicisendas, las islas para peatones y un sistema de trnsito bien elaborado, tienden a esfumarse cuando se las observa ms de cerca.

Los pilares del modelo sueco incluyen la reduccin general de los lmites de velocidad y la expansin de los sistemas automatizados de aplicacin de la ley, como las cmaras de monitoreo de exceso de velocidad. Ambas medidas exigen la aprobacin de los legisladores de Nueva York, que todava no han abrazado la idea.

Ciclistas y vehculos conviven en las calles de Estocolmo. Foto http://idonotdespair.com/
Ciclistas y vehculos conviven en las calles de Estocolmo. Foto http://idonotdespair.com/

Una herramienta clave del control del trfico en Suecia, como son las rotondas, parecen difciles de imaginar en las abigarradas calles de Manhattan, segn los expertos. De hecho, no figuran en el plan Vision Zero lanzado en febrero por el gobierno de De Blasio.

En Nueva York, el agregado de canteros y asientos en las plazoletas peatonales hizo rer a ms de uno. En Suecia, los maceteros con vegetacin son una herramienta de control de trnsito, y se los coloca en las calles internas para reducir la velocidad de los conductores en tramos largos y rectos.

En Estocolmo, las raras veces que se hace sonar la bocina es ms como un llamado de atencin rayano en la cortesa que una exigencia destemplada.

Si bien la poblacin de Suecia (9,5 millones de habitantes) es apenas superior a la de Nueva York, el pas nrdico impuso profundas reformas que ataen a la construccin de calles y resguardos para peatones. El Parlamento de Suecia adopt su plan Vision Zero en 1997 como base de todas las operaciones de seguridad vial a nivel nacional.

El resultado fue una especie de contrato social entre el Estado y la ciudadana: si los vecinos cumplen con las leyes de trnsito ms bsicas, los ingenieros pueden disear las calles y rutas para prevenir cualquier fatalidad.

En Estocolmo, una de las ciudades ms fras del mundo, el invierno no es un problema para caminar la ciudad. Foto http://travel.in2pic.com/
En Estocolmo, una de las ciudades ms fras del mundo, el invierno no es un problema para caminar la ciudad. Foto http://travel.in2pic.com/

El ao pasado se registraron 264 muertos en accidentes de trnsito, menos de la mitad que en 1997. El ndice de vctimas mortales en Estocolmo (1,1 muertes por cada 100.000 habitantes) es menos de un tercio del ndice de Nueva York. A nivel nacional, el ndice sueco de 2,7 muertos cada 100.000 habitantes es la ms baja del mundo.

La reputacin de prudencia de los suecos parece haberse colado en la jerga popular de ese pas, donde los jvenes que crecieron en la era de Vision Zero usan la frase “tpicamente sueco” como una especie de insulto en broma.

“Ser tpicamente sueco significa ser demasiado precavido, demasiado temeroso de todo”, dice Johanna Brundin, de 20 aos, mientras un grupo de ciclistas pasa a su lado en el parque costanero de Djurgarden, en Estocolmo.

En muchas calles de la ciudad, el lmite mximo de velocidad fue fijado en 30 kilmetros por hora.

Aunque las cifras de vctimas viales han cado en muchas partes del mundo, en gran medida debido a los avances de la atencin mdica de emergencia y de la seguridad de los vehculos, los lugares que adoptaron programas del estilo Vision Zero muestran un xito muy por encima de la media.

Fuente: New York Times / Traduccin: Diario La Nacin